Legislando para el empoderamiento económico de las mujeres en México

Durante el 14 de octubre se celebró en la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados de México el panel “Legislando para el empoderamiento económico de las mujeres en México”, organizado por la Cámara de Diputados, el Instituto Nacional de las Mujeres de México, ONU Mujeres y la Secretaría General Iberoamericana.

genero-mexico2

Durante el 14 de octubre se celebró en la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados de México el panel “Legislando para el empoderamiento económico de las mujeres en México”, organizado por la Cámara de Diputados, el Instituto Nacional de las Mujeres de México, ONU Mujeres y la Secretaría General Iberoamericana.

Por parte de la Comisión de Igualdad participó la diputada Wendy Briceño Zuloaga, quien destacó la importancia de analizar el empoderamiento para reflexionar en todo lo que le falta a la legislación en México y enfatixó en la necesidad de que “todas las instituciones trabajen e incluyan la perspectiva de género” para “consolidar una verdadera igualdad”.

La secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan en su intervención mencionó la igualdad legal como mecanismo de incidencia en la autonomía y empoderamiento económico. Reconoció que el avance que tiene México en paridad política es ejemplo para la región Iberoamericana. “Es una agenda con la que siguen dando pasos para poder llegar a la paridad real en términos de la representación política en igualdad de condiciones” y reiteró que “es importante articular una visión integradora en este campo para avanzar en este tema”.

No hay, puntualizó, ninguna acción que acelere la economía como el empoderamiento económico de las mujeres. “Si queremos crecer con más inclusión y sostenibilidad, la agenda del empoderamiento económico de las mujeres se tiene que convertir en la agenda fundamental de la sociedad, porque sólo así saldremos de la desaceleración que vivimos hoy en día. Los objetivos del desarrollo sostenible serán sólo, si efectivamente, se logra, transversalmente, una mayor equidad de género en todas las economías”, subrayó.

Por su parte, la senadora Patricia Mercado mencionó que de acuerdo con Coneval la pobreza ha crecido debido a salarios insuficientes y falta de seguridad social “la mayoría de las personas están fuera de esto, es importante legislar para formalizar el trabajo” y comentó la necesidad de legislar para que la Comisión de Salarios Mínimos autorice un salario profesional para las trabajadoras del hogar. “Piden dos salarios mínimos como una valoración de su trabajo. La semana pasada votamos que la licencia de paternidad sea por 15 días”.

En el panel se presentó la ficha de México sobre la realidad de la legislación discriminatoria en materia de autonomía y empoderamiento económico de las mujeres, la representante de ONU Mujeres, Belén Sanz, explicó que para construirla se realizó un mapeo sobre las leyes que hay en la región en la materia, para, a partir de ahí, identificar que podría modificarse para que se alineen con los marcos internacionales. Asimismo, afirmó que no se puede hablar de desarrollo sostenible y de crecimiento económico si no se tiene a las mujeres como el centro con todos los derechos garantizados.

Según la ficha, México ha conseguido importantes avances para garantizar la igualdad legal entre hombres y mujeres en materia de autonomía económica: la Constitución reconoce la igualdad ante la ley, la libertad de elección de empleo, el incremento de las licencias de maternidad de seis a 12 semanas, ampliación de seguridad social a cónyuges independientemente del sexo, entre otras.

Sin embargo, pese a estos avances, aún persisten disposiciones legales que se traducen en un impacto negativo en la autonomía de las mujeres, el pleno goce de sus derechos económicos y que no se alinean con los convenios internacionales.

Por su parte, la directora Regional de ONU mujeres para las Américas y el Caribe, María Noel Vaeza, comentó que el panorama regional respecto a la legislación en materia de autonomía y empoderamiento económico tiene que ver con garantizar derechos básicos como educación, alimentación y seguridad social.

Finalmente, la presidenta de Inmujeres, Nadine Gasman, consideró que entre los compromisos del gobierno de México para mejorar el marco normativo en la materia están aminorar la brecha salarial para garantizar la igualdad ante la ley “es urgente tener una legislación que garantice igualdad salarial y prohíba la discriminación, exclusión y segregación que padece este sector”.

Existen estudios que muestran que, si hay igualdad de oportunidades laborales y de desarrollo para hombres y mujeres, el PIB tendría un crecimiento de 13 por ciento, “yo creo que no hay nada que dé más que eso, por ello, desde el instituto vemos a las legisladoras como nuestras aliadas para eliminar la discriminación”.

Es urgente, finalizó, incentivar la formalidad del empleo, aplicando el derecho laboral y reforzando el vínculo entre aportaciones y pagos de seguridad social; combatir la discriminación en el empleo, y legislar en materia de tenencia de la tierra.

En el evento participaron funcionarios/as mexicanos/as, legisladores/as, académicos/as y expertos/as en el sector, con el objetivo de generar un espacio de reflexión y diálogo en torno a la existencia de disposiciones discriminatorias en materia de empoderamiento económico contra las mujeres y niñas, en el marco normativo regional y nacional, así como para conocer el estado actual de los esfuerzos para derogarlas.

El evento completo puede verse a través de este enlace.

Ver todos los temas