Conocimiento: Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación/

El conocimiento se ha consolidado globalmente como la base más sólida para el impulso del desarrollo sostenible. Educación superior, Ciencia y tecnología e Innovación, los vértices del triángulo del conocimiento, constituyen por ello elementos centrales en la implementación de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

Así, la educación superior constituye un elemento crucial para la consecución de un desarrollo económico inclusivo y para hacer posible una transformación productiva con equidad. De igual manera, la generación de conocimiento relevante, la investigación aplicada, el desarrollo tecnológico y la innovación favorecen la puesta en marcha de modelos y actuaciones eficaces, eficientes y sostenibles en el conjunto de ámbitos incluidos en la agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

El Espacio Iberoamericano del Conocimiento (EIC), como ámbito de confluencia de políticas, instrumentos y agentes de la educación superior, la ciencia y la innovación, constituye el entorno para la coordinación de las actuaciones de la Cooperación iberoamericana en el marco de este eje estratégico, a partir de los mandatos emanados de las Cumbres iberoamericanas de Jefes/as de estado y de gobierno.

Áreas de trabajo principales /

 

La ciencia y la innovación abiertas, junto con la internacionalización, son esenciales para potenciar la contribución de los sistemas nacionales de ciencia, tecnología e innovación al desarrollo sostenible, garantizando el mejor aprovechamiento de las capacidades y del talento disponibles, ofreciendo más y mejores oportunidades a las carreras científicas, la innovación y el emprendimiento y fortaleciendo, al mismo tiempo, las capacidades propias.

Desde el Espacio Iberoamericano del Conocimiento (EIC) se trabaja en la generación de condiciones favorecedoras de la movilidad, ya que la promoción de la movilidad académica requiere de avances y mecanismos específicos que incidan en ámbitos tales como el reconocimiento mutuo de períodos de estudio y de títulos, el refuerzo de la colaboración entre los sistemas de acreditación, o la mejora de los sistemas de información de la educación superior. En este ámbito se inscribe la labor del Sistema Iberoamericano de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (SIACES), así como el establecimiento de un marco común de referencia que facilite la comparabilidad y el reconocimiento mutuo.

Desde 2014 y atendiendo a los acuerdos en materia de movilidad adoptados por la XXIV Cumbre iberoamericana se ha trabajado en el diseño e implementación del marco iberoamericano de movilidad–Campus iberoamérica.

El Marco Iberoamericano de Movilidad – Campus Iberoamérica es la iniciativa de movilidad e intercambio de estudiantes, profesores e investigadores más ambiciosa de la región. Constituye un marco de referencia para los programas de movilidad iberoamericanos ya existentes y alienta el nacimiento de otros nuevos, agregando el valor de la dimensión regional y un plus de notoriedad gracias al refuerzo mutuo y al uso de una marca distintiva de la movilidad iberoamericana.

Campus Iberoamérica supone una clara apuesta por el crecimiento inteligente de la región, que contribuya a garantizar y homogeneizar la calidad del sistema educativo, a favorecer la incorporación de los jóvenes al mercado de trabajo, y a transformar la investigación académica en innovación empresarial.

Campus Iberoamérica responde a una naturaleza y un planteamiento multiprograma y multifondo, que se articula y desarrolla en torno a tres pilares:

  • La Alianza Iberoamericana para la Movilidad, o asociación del sector público con el privado para conseguir los recursos que posibilitarán los intercambios.
  • El Sistema Iberoamericano de Movilidad, o conjunto de programas, proyectos e iniciativas de movilidad agrupado en torno a reglas comunes que los participantes deberán cumplir.
  • La Plataforma Iberoamericana de Movilidad, o herramienta orientada a facilitar información, coordinar y gestionar los intercambios.

Para impulsar la cooperación educativa, científica y tecnológica, y trabajar por mejorar su calidad, especialmente en áreas estratégicas por su contribución a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, y para promover la participación de las universidades e instituciones académicas y de investigación, desde el Espacio Iberoamericano del Conocimiento (EIC) se trabaja en diferentes frentes:

  • Trabajo constante con el Sistema Iberoamericano de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (SIACES).
  • Implementación del Suplemento al Título de Educación Superior que facilitará el reconocimiento de los títulos y la movilidad académica y profesional de los titulados en el Espacio Iberoamericano, en el marco de la internacionalización de la educación superior, en particular su enfoque digital.
  • Creación de la Red Iberoamericana de Información de la Educación Superior.
  • Trabajo, junto con las instituciones de educación superior y otros actores pertinentes, en la elaboración y uso compartido de recursos para la enseñanza y el aprendizaje que favorezcan la incorporación de la innovación, la sostenibilidad y el conocimiento de la Agenda 2030 como parte de los currículos universitarios.

Iberoamérica ocupa un lugar discreto en el mapa mundial del conocimiento. Así lo muestran los diversos indicadores y ranking internacionales, tanto por inversión en ciencia y tecnología, como por producción científica o innovación. A lo anterior se une que las instituciones de educación superior e investigación iberoamericanas son, por lo general, poco conocidas en sus fortalezas y las oportunidades que ofrecen.

Desde la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), y en concreto desde el Espacio Iberoamericano del Conocimiento (EIC) se busca contribuir a revertir esa situación a través del impuso de la Cumbre Académica y del Conocimiento.

A partir de la pandemia de COVID-19, desde el Espacio Iberoamericano del Conocimiento (EIC) se trabaja en la puesta en marcha de una plataforma para la difusión e intercambio de buenas prácticas que contribuyan a dar respuesta rápida a la suspensión de las actividades académicas presenciales, principalmente haciendo énfasis en actuaciones y medidas de emergencia específicas.

Estas actuaciones específicas se han centrado hasta ahora en el acceso y uso compartido de recursos para la enseñanza y el aprendizaje; y en la capacitación del profesorado en metodologías de enseñanza no presencial.

La Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) impulsa la Estrategia de Innovación Iberoamericana desde los aspectos económicos, tecnológicos, educativos, científicos, culturales y sociales de la transformación digital, así como el conjunto de políticas públicas concernidas. La cooperación iberoamericana impulsa una estrategia conjunta en torno a una Carta iberoamericana para el desarrollo del ecosistema digital que aglutina a los países y a otros actores del sistema.

A raíz de la pandemia de COVID-19, dar un impulso decisivo a la innovación para contribuir a la recuperación socioeconómica ante la pandemia y promover el desarrollo sostenible en la región se convierte en un tema imprescindible.

Actualidad /