Inaugurada en Panamá la XXIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno

Alrededor de las siete y media de la tarde (hora local) del 18 de octubre, se inauguró en Panamá la XXIII Cumbre Iberoamericana con la participación de los Jefes de Estado y de Gobierno, o sus representantes, de los 22 países iberoamericanos.

Alrededor de las siete y media de la tarde (hora local) del 18 de octubre, se inauguró en Panamá la XXIII Cumbre Iberoamericana con la participación de los Jefes de Estado y de Gobierno, o sus representantes, de los 22 países iberoamericanos.

La ceremonia de inauguración, celebrada en el Centro de Convenciones Figali, comenzó con la intervención del Secretario General Iberoamericano, Enrique V. Iglesias, quien rindió homenaje al Rey Juan Carlos ausente por primera vez en una Cumbre Iberoamericana. “Don Juan Carlos con Iberoamérica han contribuido a que los ideales que inspiraron su creación sean hoy una realidad en marcha. Sería imposible evaluar sus logros sin reconocer su apoyo, así como el de todos los Gobiernos de España, hoy representado por su Presidente, Don Mariano Rajoy”, señaló.

Iglesias, que tras ocho años en el cargo se despide en esta cumbre, defendió la necesidad de modernizar estos foros. “El espacio iberoamericano debe ser renovado, debe ser renovado porque tiene sentido hacerlo”, afirmó.

A continuación, se emitió un mensaje grabado en video de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, que expresó su deseo de asistir a la Cumbre del próximo año en México.

La ceremonia siguió con la intervención del Presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, que aseguró que el Rey Juan Carlos representa “el pensamiento y el esfuerzo” de Iberoamérica. “Las Cumbres son una ocasión para la reflexión sobre lo que somos y sobre lo que podemos hacer juntos en la escena internacional y en beneficio de nuestros ciudadanos”, señaló, antes de apostillar: “En la Conferencia Iberoamericana cabemos todos”.

Por último, el Presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, anfitrión de esta cumbre, destacó que la cita es el escenario “para reflexionar” sobre el futuro de la región, que exhortó a convertirse en “ejemplo de desarrollo humano”. “Si reflexionamos sobre el futuro de la cumbre, concluiremos que los países podrán encontrar a la comunidad iberoamericana una herramienta útil para desarrollarse y fortalecerse en el siglo XXI”, aseveró el gobernante. 

Martinelli enunció brevemente algunos de los cambios en el funcionamiento del sistema iberoamericano que se pretenden implementar a partir de esta reunión, entre ellos hacerlas bienales y reestructurar la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) para que cumpla con “objetivos más de acuerdo con la realidad de la región”. También que el sistema “se centre mayormente en cooperación y la cultura, los principales factores que han unido y proyectado el espacio iberoamericano”.

Ver todos los temas