El Programa Iberoamericano de Discapacidad dialoga sobre los retos para garantizar que las personas con discapacidad no queden atrás en la recuperación post-crisis

El Programa iberoamericano de cooperación sobre los derechos de las personas con discapacidad (PID) realizó, el jueves 7 de mayo, la reunión virtual de su consejo intergubernamental para compartir prácticas que permitan que la pandemia de COVID-19 no amplíe las desigualdades que ya sufren las 90 millones personas con discapacidad en Iberoamérica.

consejo intergubernamental discapacidadEl Programa iberoamericano de cooperación sobre los derechos de las personas con discapacidad (PID) realizó, el jueves 7 de mayo, la reunión virtual de su consejo intergubernamental.

Durante la reunión se trabajó sobre los asuntos de gestión propia del programa con los responsables país (REPPI) de los países miembros: Andorra, Argentina, Chile, Costa Rica, Ecuador, España, Guatemala, México, República Dominicana y Uruguay, acompañados por la Unidad Técnica-ONCE y representantes de SEGIB.

Una vez tratados estos temas, comenzó la segunda parte de la reunión, a la que se unieron la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, junto al resto de Autoridades Nacionales de Discapacidad de países que no forman parte del PID (Brasil, Colombia, El Salvador, Paraguay y Portugal) así como Ana Mohedano, vicesecretaria general de OISS; Heidi Ullmann, oficial de Asuntos Sociales de CEPAL y Antony Duttine, asesor en Discapacidad y Rehabilitación de OPS.

La secretaria Grynspan inauguró esta parte del encuentro recordando el objetivo principal del mismo “lograr, con todas las fuerzas posibles y dentro del Programa Iberoamericano de la Discapacidad, que esta pandemia de COVID-19 no amplíe las desigualdades que ya sufren las 90 millones personas con discapacidad en Iberoamérica”.

Por su parte, los países compartieron sus experiencias sobre cómo están abordando el COVID 19, sus consecuencias y retos para garantizar que las personas con discapacidad no queden atrás en la recuperación post-crisis. Entre las experiencias destaca la de Ecuador y el apoyo surgido entre países: Costa Rica y Chile, España y México, por ejemplo. Y la Dirección General de Políticas de Discapacidad de España puso a disposición de los países del PID el informe del Comité Biomédico para evitar la discriminación de las personas con discapacidad por parte de los sistemas de salud.

A lo largo de la reunión se puso de relieve también el trabajo que ha llevado a cabo hasta el momento el PID que incluye, entre otras cosas:

  • La declaración intergubernamental en relación con las personas con discapacidad y la crisis COVID-19, adoptada por el PID el 26 de marzo de 2020.
  • El ciclo de webinars que se han venido realizando con el fin de abrir un diálogo entre países, así como con las organizaciones de personas con discapacidad y especialistas internacionales, para mejorar la gestión de la crisis y tener en cuenta a esta población también en la recuperación.

El Programa Iberoamericano de Discapacidad fue adoptado por la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno (La Antigua, Guatemala, Noviembre 2018) con el objetivo de Contribuir a la inclusión de las personas con discapacidad en la vida política, económica y social, a través de políticas que garanticen el pleno goce y ejercicio de sus derechos de conformidad con la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Actualmente forman parte del Programa: Andorra, Argentina, Chile, Costa Rica, Ecuador, España, Guatemala, México, República Dominicana y Uruguay. Actualmente la presidencia la ostenta Ecuador y la Unidad Técnica el Grupo Social ONCE.

Ver todos los temas