Observadores

Modalidades de participación en la Conferencia Iberoamericana

Los Jefes de Estado y de Gobierno reunidos en Guadalajara, México, hemos decidido constituir la Conferencia Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno con la participación de los Estados soberanos de América y Europa de lengua española y portuguesa”. Así, en el marco de la Primera Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada en Guadalajara, México, los días 18 y 19 de julio de 1991, se acordó la creación del espacio de diálogo político y cooperación al más alto nivel en Iberoamérica.

En la actualidad, la Conferencia Iberoamericana está integrada por veintidós Estados soberanos , en carácter de miembros plenos.

Desde hace aproximadamente dos años (en 2007) la Conferencia Iberoamericana inició un proceso de reflexión vinculado a las modalidades de participación ante la Conferencia. Dichas reflexiones llevaron a la incorporación, como anexo del Programa de Acción de San Salvador adoptado por la XVIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno en octubre de 2008, de un documento de gran significación: el “Consenso de San Salvador sobre las modalidades de participación en la Conferencia Iberoamericana”.

En virtud de dicho Consenso, se han creado las categorías de:

• Observador Asociado, y

• Observador Consultivo de la Conferencia Iberoamericana

La categoría de Observador Asociado a la Conferencia Iberoamericana podrá ser solicitada por aquellos Estados que:

a) compartan afinidades lingüísticas y culturales con los países miembros de la Conferencia Iberoamericana, o,

b) que puedan realizar aportaciones significativas a la misma.

En ambos casos, deberán asumir expresamente el acervo integrado por los valores y principios orientadores de la Conferencia Iberoamericana.

La categoría de Observador Consultivo de la Conferencia Iberoamericana podrá ser solicitada por Organismos Intergubernamentales Internacionales que puedan contribuir al fortalecimiento, la promoción y la proyección del espacio iberoamericano realizando aportaciones significativas al mismo, y que cuenten con una Secretaría u Órgano Comunitario que pueda fungir como enlace ante la SEGIB y que represente al Observador Consultivo en las instancias de la Conferencia Iberoamericana.

Para la tramitación de las solicitudes de ambas categorías se establece un procedimiento en virtud del cual el solicitante debe presentar su petición a la Secretaría General Iberoamericana (en adelante SEGIB).

La SEGIB una vez finalizado la tramitación de la solicitud (que prevé consultas a los Coordinadores Nacionales de los países miembros, sus Cancilleres y finalmente los Jefes de Estado y de Gobierno), comunicará oficialmente la decisión adoptada al solicitante.

Para el reconocimiento de estas categorías se requiere el cumplimiento de los requisitos reseñados y la aceptación unánime de los países miembros.

Por último cabe resaltar que el reconocimiento de la categoría de Observador permitirá acceder a los Estados u Organismos a ciertos derechos con relación a:

• la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que se realiza cada año;

• las Reuniones Ministeriales Sectoriales de la Conferencia;

• las Reuniones de Cancilleres, Coordinadores Nacionales y Responsables de Cooperación; y

• las actividades de Cooperación.

Documentos:

Consenso de San Salvador

Español